“…Por mi trabajo, no tengo un horario fijo y estoy mucho tiempo sentado. Esto me llevó a estar algo excedido de peso y muy fatigado física y mentalmente.

Por recomendación, encontré un profesional cuyo método de trabajo se adaptó a mi necesidad de entrenar por mi cuenta, en mi casa o en un parque, con los elementos que cuente. Con evaluaciones periódicas y el diseño de programas personalizados, consigo realizar entrenamientos que son divertidos de practicar y adaptados a la situación en la que me encuentre. Además, recibo pautas para ordenarme y optimizar los resultados del ejercicio.

En una primera etapa, logré ir bajando paulatinamente de peso hasta llegar al objetivo y mantenerlo, mejoré mi condición cardiovascular y mi postura. Logrado esto, fuimos por nuevos objetivos.

Como dije al comenzar, un cambio oportuno que, además de lo estético-funcional, repercute positivamente en lo mental. Uno tiene que hacer su parte, pero obtuve resultados y adopté hábitos saludables que, por mi cuenta, antes no tenía…”